¿No sabes que nudo elegir para tu corbata? ¿Te has cansado de llevar siempre día tras día, el mismo nudo en tu corbata?

Saber hacer bien un nudo de corbata es habilidad para muchos, una tarea difícil si se realiza por alguien principiante y que nunca se haya lanzado a dicha aventura. Para otros es un arte que manejan con mucha habilidad.

Hoy en día no todas las corbatas que existen son iguales. Nos podemos encontrar distintas clases, tipos y formas de corbata según el material con el que se confeccionan, según el número de dobleces o conforme a su diseño.

Pues lo mismo ocurre con el procedimiento, forma o sistema de hacer los distintos nudos de corbata.

Muchas veces parece casi imposible hacerlo si no tienes la maña suficiente para conseguirlo, un manual de instrucciones o alguien generoso y experto que te eche una mano.

Para gustos los colores, y usar un tipo de nudo u otro no depende sólo del gusto o el estilo personal que tengas, sino también de la ocasión, moda, cultura o estilismo de quien la lleve.

El nudo que elijas llévalo siempre bien armado y fijo

Lo realmente importante sea cual sea el nudo que se elija, para la ocasión o el que utilicemos normalmente, es tenerlo siempre bien hecho que se vea fijo, consistente y lucido.

Transmite ser atractivo y resplandeciente al escoger tu nudo habitual u ocasional de corbata para triunfar y sentiros arrolladores y atractivos todos los días.

Desde “Corbarella” vamos a tratar de darte algunos consejillos para que consigas realizar innumerables nudos.

De momento en este post te recomendamos el “nudo simple”. En otros post te orientaremos sobre otros tipos de nudos.

El más popular de los nudos es el simple

El nudo simple es el gran clásico y popular de los nudos para corbata, también denominado nudo Four in Hand o Francés.

Es sin duda el más utilizado gracias a su simplicidad y además porque combina con la mayoría de las corbatas y con casi todos los cuellos de camisa. De forma cónica y alargada, el nudo simple resulta estrecho con corbatas finas y más ancho con corbatas gruesas.

Es fácil de hacer y deshacer. A nuestros entender es el nudo perfecto e ideal para en caballeros con estatura mediana o grande, con un torso largo y cuello ancho.

¿Te ayudamos a conseguirlo?

Antes de nada, pasa la corbata alrededor del cuello y trata de alinear el extremo delgado con la solapa del traje, con las puntas de los extremos (la delgada y la ancha) hacia abajo.

La parte ancha has de colocarla sobre el lado derecho, la estrecha en el izquierdo e intenta que este último extremo mida unos 10 centímetros aproximadamente.

¿Ya tienes corbata en mano? ahora sigue estos pasos y estarás listo para lucirla.

1. Has de cruzar la parte ancha sobre la parte estrecha y rodearla siempre un poco más abajo del cuello.

2. Después, dobla el extremo ancho encima de la parte estrecha, intentando crear un triángulo.

3. Con el extremo ancho que tienes en la mano, lo elevas hacia el cuello y haces resbalar esa parte más ancha por dentro del triángulo que ya se ha formado.

(Ayúdate colocando el dedo índice sobre el nudo y después desliza el extremo ancho en el interior del nudo)

4. Sólo te queda para cerrar el nudo simple tirar suavemente del extremo ancho.

Este nudo de corbata se puede ejecutar con cualquier corbata y la mayoría de las forma de cuello.

Este nudo de corbata se puede ejecutar con cualquier corbata y la mayoría de las forma de cuello.

Todo lo dicho y expuesto sobre el nudo simple, lo convierte en uno de los nudos para corbata más agradecido, cosa que no ocurre con el resto de nudos.

Desde Corbarella “el protector de corbata” esperamos que os haya servido este post.

Y no olvides nunca nuestro eslogan:

¡Ten tu corbata favorita siempre impecable! Protégela con nuestros protectores de corbata Corbarella.

 

Comparte este artículo