¿Por qué los hombres usan corbatas? ¿Son realmente útiles o más bien decorativas?

Está claro que un bonito traje siempre ha de ir acompañado de una buena corbata. La corbata es fiel reflejo de la personalidad del caballero.

En función de sus colores o estampados podemos averiguar y analizar algunos aspectos de personalidad de los caballeros que usan corbata. Pero de este tema ya hablaremos en otro artículo o post.

Un signo de distinción, gusto y estilo que diferencia e identifica a los caballeros individualmente, ya sea para lucirla de manera informal o formal

La corbata es uno de los complementos indispensables en el armario de cualquier hombre, pero antes de nada, convendría hacer un pequeño repaso del origen de este atuendo tan singular.

Las primeras corbatas, por así decirlo, se remontan al siglo XVII, con ocasión de la guerra entre croatas y turcos. Los croatas visitaron París llevando todos ellos unos pañuelos llamativos, pintorescos y de colores al cuello. Este estilo croata gustó tanto y en particular al rey Luis XVI -al que se le reconocía por su buen gusto en el vestir- que llegó a diseñar para el ejército, un pañuelo con la insignia Real.

Este pañuelo se anudaba al cuello formando una rosa y dejando las extremidades colgando por encima del pecho. Así nació la que se denominó “cravatte” para los franceses, “corvatta” o “cravatta” para los italianos, “krawat” para los alemanes y “gravata” para los portugueses.

Esta nueva moda e innovación ornamental, que comienza en el ejército pronto se traslada y será utilizada como modelo de elegancia a través de los siglos hasta nuestros días.

La corbata se ha ido convirtiendo, reinventando

La corbata se ha ido convirtiendo, reinventado y adaptándose a las distintas situaciones sociales, políticas y económicas surgidas a lo largo de la historia. Ha pasado de ser un objeto cuya función era de un protector en la época de los romanos –para las cuerdas vocales a modo de pañuelo- a ser un ornamento individual y distinguido, un símbolo de estatus social en el XIX.

A lo largo de los años surgen distintos estilos, costumbres de anudarse y ponerse una corbata

  • En el siglo XVII, abrochadas en un ojal de la chaqueta o fijados con un broche
  • A primeros del siglo XIX, la estética de las corbatas era demasiado estrambótica, eran prendas muy grandes, típico de la aristocracia parisina.
  • A partir del siglo XX, las corbatas se caracterizan por tener los extremos distintos (uno más ancho que otro).

Europa empieza a fabricar corbatas a principios del XX pasando a ser un signo distintivo de las clases más acomodadas. La corbata realzaba y daba un caché distinto a la camisa, añadía colorido y elegancia a la austera camisa.

Con el tiempo, la corbata y su estética se ha de relacionar con las camisas, pues ambas se transforman y desarrollan en consonancia. Juntas camisa-corbata, van a lograr una mayor armonía en la vestimenta masculina.

La corbata es un complemento necesario

Tras hacer este breve repaso del origen de la corbata llegamos a la conclusión de que la corbata es un complemento necesario, una indumentaria que se amolda a los tiempos.

Usado como protector para las gargantas de los oradores romanos, como atributo de elegancia entre las clases más altas hasta llegar a nuestro tiempo, dónde la corbata adopta nuevas formas, colores, y elaborada en gran variedad de materiales como seda, algodón, lana…

Su historia hace que este complemento sea un adorno o accesorio importante en el ropero de cualquier caballero que se precie, y les dará siempre un toque distinto a su vestimenta ya sea formal o informal.

Y por todo ello nos preguntamos ¿Por qué se usa la corbata?

Principalmente por ser ésta el complemento más tradicional en el vestuario de los hombres, un símbolo masculino admirado por distintas generaciones. Las modas pasan si, se crean tendencias nuevas si, de todo tipo, pero desde Corbarella creemos que el uso de la corbata siempre estará de moda.

Esperamos que os haya gustado este post.

Y no olvides nunca nuestro eslogan:

¡Ten tu corbata favorita siempre impecable! Protegela con nuestros protectores de corbata Corbarella.

Comparte este artículo